top of page

"Se cuestiona un número para que se dude sobre un contenido" ... Pérez Esquivel.

El 24 de marzo de 1976, un golpe cívico, eclesiastico y militar derrocó al gobierno de María Estela Martínez de Perón e inauguró lo que la dictadura denominó Proceso de Reorganización Nacional: clausuró el Congreso, proscribió a los partidos políticos, disolvió la Corte Suprema de la Nación, intervino los sindicatos, suspendió el derecho de huelga, censuró medios de comunicación e implementó el Terrorismo de Estado, con la persecución, el secuestro, la tortura, el asesinato y la desaparición sistematizada de personas.


Hace 48 años, las Fuerzas Armadas argentinas tomaron el control del gobierno con un golpe de Estado, instaurando así una dictadura cívico, eclesiastica y militar que perduró hasta diciembre de 1983. La junta militar, liderada por el teniente general Jorge Rafael Videla, inauguró un régimen, que se extendió por siete años, marcado por censura, tortura sistemática y desaparición forzada de al menos 30.000 personas, según estimaciones de organismos como Abuelas de Plaza de Mayo y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.


A lo largo y ancho del país se establecieron alrededor de 800 centros clandestinos de detención, según datos de la Secretaría de Derechos Humanos, perteneciente al Ministerio de Justicia de Argentina, entre los que se destaca la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el ente gubernamental calcula que por la ESMA pasaron unos 5.000 detenidos.


Con la vuelta a la democracia, en 1984, la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas presentó un registro provisorio, que reunía algunas denuncias. En la actualidad, organismos oficiales y de derechos humanos, tanto nacionales como internacionales, estiman que los desaparecidos son cerca de 30.000, teniendo en cuenta secuestros, exilios, detenciones legales e ilegales y muertes. No obstante, esta cifra ha sido utilizada por actores sociopolíticos de derecha y centro-derecha para desinformar. Por ello, y en plena campaña nofueron30000, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, declaró que “siempre sucede lo mismo: se cuestiona un número para que se dude sobre un contenido. El negacionismo no es algo nuevo, lamentablemente. Pasó con los armenios, el Holocausto y ahora sucede con los desaparecidos”.


“Lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades”, escribió el periodista Rodolfo Walsh en la Carta abierta a la Junta Militar, publicada el 24 de marzo de 1977.



Commentaires


banner-728x90.jpg
bottom of page