Cuesta: “Los vacíos narrativos están siendo ocupados por discursos rabiosos y antidemocráticos”

Micaela Cuesta es licenciada en Sociología recibida en la UBA y Magister en Comunicación y Cultura de la Universidad de San Martín, donde se desempeña como investigadora. #Desmalezando acudió a ella para intentar producir respuestas a una pregunta recurrente: ¿Cómo reconstruir las expectativas democráticas, en un momento como éste? Ella habló de incertidumbre, de precariedad, de narrativa, de odio, de imaginación, de resignación y del sentido de las palabras.



“La pandemia produjo una sensación de fragilización en casi todos los aspectos de la vida. De golpe se precarizaron los vínculos de cuidado, las dinámicas educativas y las relaciones humanas en general. Y la fragilidad contrajo un fuerte sentimiento de incertidumbre. Muchas personas, en todas partes, empezaron a pensar el tiempo como una sucesión de catástrofes de la que no podemos rehuir”. Dice que, en un contexto así, se resquebraja la legitimidad del sistema democrático, y que el derrumbe de las creencias y la pérdida de respeto a las instituciones decantan en el desarrollo de los discursos de odio.


La socióloga expresa que la resignación y el escepticismo, cuando tienen un carácter social, tienden a producir efectos desestabilizadores en términos de la política. Esto se vislumbra en la irrupción de personajes que pretenden introducirse en la vida pública a caballo de promesas destructivas: no es un fenómeno exclusivo de nuestro país, sino algo que está ocurriendo en todas partes del mundo. “Lo que se denuncia es un vacío de narrativa y una desatención de los problemas que tiene la gente. Cuando aparecen estos lugares vacantes, existe el riesgo de que sean llenados por discursos rabiosos y antidemocráticos. La responsabilidad de imaginar, determinar e impulsar el destino de un país y de una sociedad sigue siendo de los políticos”.


Explica Cuesta que, en medio de tanta neblina, a la gente se le hace complejo persistir en el debate y no sucumbir frente a la resignación, refugiándose en su privacidad. Por eso pone el acento en la responsabilidad que le cabe a los políticos y las políticas, a la hora de seguir disputando el sentido de las palabras, pero no solo en post de recapturar un electorado que se aleja, sino con la densidad que el presente amerita: “El mundo está atravesando una situación compleja de resignación y no abandonar esos lugares requiere agudizar el ingenio e imaginar nuevas respuestas, con esfuerzo y creatividad”.


Escuchá la nota completa acá:


WEB-01.png
bajate app.gif
LOGO-RCA-2022-REDONDO.png