Vigencia de la explotación sexual