Torres: “Las vacunas que llegan son eficaces para todas las variantes”

La investigadora del CONICET e integrante del Proyecto PAIS (Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2), Carolina Torres, pasó por #Desmalezando y comentó cómo se desarrollaron los estudios de la genética del Coronavirus en nuestro país.


En primera instancia, Torres explicó que “El Proyecto PAIS es un proyecto de investigación que justamente surge cuando apareció el problema que comenzó en China, con casos de neumonías que no se podían explicar, que se estaban transmitiendo de persona en persona, que esto fue lo que causó la alerta mundial de la Organización Mundial de la Salud por riesgo pandémico. Ya en marzo, el Ministerio de Ciencia saca una convocatoria para un proyecto de investigación, específicamente dedicados al Covid. Distintos virólogos y no virólogos nos fuimos contactando para presentar una idea en común y en este contexto, bajo la unidad Covid que también se formó, se armó algo bastante grande que es un proyecto de investigación que hoy en día agrupa más de 100 investigadores de todo el país, es un proyecto federal, tiene laboratorios de secuenciación, de envíos de muestras y procesamiento a lo largo de todo el país”.


En este sentido, la investigadora del CONICET mencionó que “en ese momento empezamos a trabajar, la primera muestra llega el primero de marzo. Los objetivos iniciales que teníamos en Proyecto PAIS eran hacer un análisis genómico de los virus que ingresaron porque nosotros conocemos estos procesos evolutivos, los virus van cambiando y justamente nosotros ya veníamos trabajando en otros virus, entonces sabíamos que cuando ingresan a un país o región, comienzan a modificar su genoma de forma natural y, entre las cosas que se pueden estudiar, son de qué formas se va modificando y cómo el ingreso en esa región hace modificaciones precisas de esa región. Con la secuenciación, lo que hacemos es tomar muestras de personas infectadas en distintas zonas de nuestro país a lo largo de todo este tiempo, lo que hicimos en 2020, y hacemos ahora es un registro de esas mutaciones y con programas bio-informáticos especiales reconstruimos la historia de esos genomas y de esos virus, entonces podemos saber cuáles fueron los virus que dieron origen a otras infecciones. De esa forma, se ve claramente en la genética de los virus que lo que fue la primera ola que afectó especialmente a la zona del AMBA y después se diseminó y se observa genéticamente en las distintas provincias”.


Por otra parte, la integrante del Proyecto PAIS desarrolló que “Cuando surgen las variantes, lo que pasó era que necesitábamos tener la información mucho más rápido porque era una cuestión de saber si las teníamos o no. Ahora se asocian con algunas características muy puntuales con las que hay que tener cierta precaución y la mayoría de ellos, las llamadas “variantes de preocupación” según la Organización Mundial de la Salud son la variante de Manaos, de Reino Unido, de Sudáfrica porque son variantes más transmisibles, generan muchos más casos secundarios y eso puede llevar a que colapse un sistema sanitario en poco tiempo. Por suerte, el mundo no tuvo una primera ola con este tipo de características porque lo que llamamos las “variantes de la primera ola” eran variantes para una circulación que estamos acostumbrados. Pero en diciembre, cuando comienzan las nuevas variantes, teníamos que tener una respuesta más rápida de la información porque teníamos que saber cuáles estaban ingresando, en qué proporción, en qué región del país. Tuvimos que cambiar nuestra estrategia de trabajo porque analizar la secuenciación de un genoma no es un proceso tan sencillo, necesitas un soporte económico porque es bastante costoso y necesitas tener un muestreo representativo. Este virus tiene un genoma que no extremadamente grande pero que si se requiere un procesamiento que lleva un poco de tiempo, por lo que esto no lo podíamos llevar a cabo para la respuesta rápida que se necesita ahora. Por lo tanto, cambiamos la estrategia analizando una parte más chica del genoma que nos permite ver la mutación del virus en una región específica. Entonces, ahora estamos haciendo los dos trabajos en paralelo”.


Finalmente, Torres destacó que “Lo que se vio es que, para todas las variantes de preocupación, las vacunas no tienen ninguna pérdida de eficacia en cuanto a la protección de la enfermedad severa, las hospitalizaciones y las muertes. A ese nivel, ninguna vacuna pierde eficacia contra las variantes del Covid, si lo que puede llegar a tener un poco de pérdida de eficacia es a nivel de la enfermedad asintomática moderada, es decir, por ejemplo, una persona es vacunada y si llegara a ingresar a nuestro país la variante de Sudáfrica que aún no fue registrada en Argentina, solamente en Brasil se encontraron esas variantes, y se establezca en circulación esa variante lo que puede ocurrir es que quizás un individuo vaya a infectarse y, tal vez, con la variante de Sudáfrica, con su sistema inmune pueda frenar en gran parte la enfermedad severa pero pueda desarrollar una enfermedad más sintomática que si se infectara con otra variante, es la única alerta que hay. Pero con respecto a la severidad y a la mortalidad, no tienen ningún impacto estas variantes y las vacunas siguen sirviendo, pero las tenemos que aplicar de forma masiva para que tenga realmente un impacto a nivel poblacional que es el objetivo que se tiene”.


Escuchá la entrevista completa acá:


Redacción: Paula Serricchio

bajate app.gif
BANNDisplay_CuidarteEsCuidarnos_728x90.j