Ni el frío, ni el fuego: es el desamparo

Por