Neuman: “Está por verse que el mundo pueda depender únicamente de los combustibles no fósiles”

Es ingeniero industrial y magíster en Economía, y en la UNGS (Universidad Nacional de General Sarmiento) se desempeña como investigador y docente especializado sobre la temática Vaca Muerta. Consultado por #Desmalezando sobre la actualidad del reservorio más grande de gas y petróleo que tiene la Argentina, trazó los límites y las posibilidades económicas, sin rehuir a la cuestión medioambiental que hoy preocupa a los pueblos de todo el mundo.



Vaca Muerta tiene la segunda reserva mundial de gas no convencional y la cuarta de petróleo. Son unas treintipico, las empresas que hoy la están explorando. Pero, en relación a la potencialidad que podría alcanzar, se estima que la producción actual ronda el 20% de su capacidad, y quizás un poco menos”. Explica Marcelo que Argentina sigue siendo importadora de gas natural licuado, que es un recurso carísimo, y que ahí se centran los objetivos más próximos en relación a la explotación de Vaca Muerta: esa sustitución de la importación de gas implicaría a la economía nacional un ahorro suculento de dólares que, en este contexto, puede ser trascendental. También aclara que, cuando concluyan las obras del gasoducto Néstor Kirchner, incluso podrá suplirse el gas boliviano en las regiones del norte de nuestro país.


En el mapa energético global, la primera potencia productora de gas continúa siendo Estados Unidos, por más que se esté hablando mucho del gas ruso, a raíz de la guerra desatada en el este europeo. “En relación a su territorio, que es el más extenso del planeta, la economía rusa es pequeña, y eso le posibilita tener enormes cantidades de gas exportable. Estados Unidos produce más, pero el nivel de consumo interno que maneja es exponencialmente mayor que el ruso”.

Consultado por la cuestión ambiental, el ingeniero mencionó el ejemplo de los Estados Unidos, que históricamente ha tenido problemas en su exploración, en tanto que las napas freáticas de su territorio se encuentran próximas a la superficie: en términos de contaminación, es un factor que resulta más riesgoso. “En el caso de la Argentina, las napas están a varios kilómetros de profundidad. La exploración es más costosa, pero en términos ambientales es más conveniente. De todos modos, el proceso exploratorio y productivo debe contemplar las leyes protectoras y los parámetros ecológicos. Las empresas deberán cumplir con todas las licencias que sean necesarias para desarrollar la explotación de la tierra”.


Finalizó: “Se ha instalado la necesidad de avanzar en una transición energética, reemplazando combustibles fósiles por renovables. Está por verse que el mundo pueda depender únicamente de estos recursos. Lo que sí se sabe es que el gas es el menos contaminante de los tres tipos de combustibles fósiles, y que la transición entre un paradigma y el otro no es posible sin pensarlo como puente”.


Escuchá la nota completa acá:



WEB-01.png
bajate app.gif
LOGO-RCA-2022-REDONDO.png