top of page

Manuel Gonzalo: “Brasil tiene que ser la locomotora de América Latina”

Es Magíster en Economía y Desarrollo Industrial recibido en la Universidad Nacional de General Sarmiento y actualmente es investigador y docente en la Universidad Nacional de Quilmes y de la Universidad Nacional de Chilecito. Consultado por #Desmalezando sobre la situación actual de Brasil y el devenir del próximo gobierno petista, habló de un bolsonarismo que no será tan residual como muchos quisieran creer, de las trabas que se avizoran en el Congreso y de las condiciones que pondrá el empresariado local para acompañar el proceso político en ciernes.



“Hay que empezar diciendo que la economía brasileña está en mejores condiciones, por ejemplo, que la Argentina, en términos de reservas y de sector externo. No tienen la escasez de dólares que sí tenemos acá. Si el equipo económico de Lula quisiera apretar el acelerador, podría hacerlo, porque no enfrenta esa limitación. Otro tema será cómo va a jugar el ‘bolsonarismo residual’, que en realidad no es tan residual, y hasta qué punto eso condicionará las políticas económicas de su gobierno”. Manuel Gonzalo hace hincapié en las dificultades políticas antes que las económicas, como el principal obstáculo que Lula podría encontrarse en el camino. Dice también que ya se están evaluando diversos instrumentos políticos para evadir las múltiples trabas que puede poner el Congreso: “Si quisieran ampliar las partidas familiares, o si quisieran estimular el crecimiento de la obra pública, hoy por hoy no podrían hacerlo sin el aval del Congreso, porque son cuestiones que están delimitadas por ley”.


Explica el especialista que Brasil viene creciendo de a un punto durante los últimos años, y que esto representa un piso muy bajo, para un país que debiera constituirse en la locomotora de la región. “Argentina necesita un Brasil fuerte para incrementar sus exportaciones. El Mercosur está trabado, tanto en lo económico como en materia de integración institucional, y esa es una agenda que Lula puede motorizar y que indirectamente beneficiaría a nuestro país”.


Consultado por las peculiaridades del empresariado brasileño, responde que en todo el mundo prestan atención más o menos a las mismas cosas, que básicamente son las tasas de ganancias y que no se sobrecaliente el mercado laboral. Pero vuelve a puntualizar en el caso de Brasil: “Vos podés tener una economía que está creciendo poco, pero que produce altos márgenes de ganancia para sus empresarios. En ese sentido, podemos remarcar que hubo un acompañamiento de las políticas de flexibilización laboral que impuso Bolsonaro. Seguramente no haya sido unánime, pero existió”. Expresa que siempre hay sectores privados que comprenden la importancia de un Estado productivo para el crecimiento del país, en tanto que otros, más orientados a la exportación de materias primas, seguramente buscarán condiciones a su medida.


Escuchá la nota completa acá:


WEB-01.png
bajate app.gif