top of page

El verano y la tirania de los cuerpos

La "tiranía del aspecto físico" al que están sometidas las mujeres se refleja en el lenguaje, hay un estereotipo del "gordo bueno", pero la "gorda" recibe críticas, la gordofobia, "aversión a las personas gordas", es otra forma de controlar el cuerpo femenino. Las mujeres son quienes padecen más este estigma, afrontando comentarios hirientes y desinformados.

Desde los años 80 del siglo pasado, la belleza y la salud han dejado de ser un medio para convertirse en un fin en sí mismos. La mayoría de las personas sufren una gran presión mediática y social para conseguir un cuerpo bello, delgado y joven, el tan deseado cuerpo 10. Además, estar «sano» ya no es un deseo y una aspiración natural de toda persona, sino una especie de «tiranía» que ha convertido la salud en un deber que, según la industria del bienestar, sólo podemos satisfacer mediante el consumo de determinados productos y servicios comerciales. Se ha impuesto la delgadez (incluso extrema) como canon de belleza.

La reacción contra la «dictadura» de la belleza y la salud comercializadas impuesta por los medios de comunicación y la industria, va generando un discurso crítico que alza su voz para concienciar a la sociedad. Este discurso no es totalmente nuevo, pues ya a principios de los años 90, poco después de iniciarse la expansión del culto al cuerpo, se publicaron algunos libros que criticaban e intentaban combatir este fenómeno social. Entre ellos, destaca El mito de la belleza (1991), de la feminista Naomi Wolf, que lleva el significativo subtítulo de Cómo las imágenes de la belleza se usan contra las mujeres. Wolf sostiene que el concepto de belleza es un arma para que la mujer se sienta mal consigo misma.

Poco después se publicó Las trampas del cuerpo. Cómo dejar de preocuparse por la propia apariencia física (1993), de Judith Rodin, experta en trastornos alimentarios. La autora propone una serie de consejos para liberarse de la obsesión o adicción por el aspecto físico, asentada en una serie de creencias: el cuerpo como medida del valor social de la persona, la idea de que todos podemos tener la apariencia de un modelo, el convencimiento de que los defectos corporales reflejan una deficiencia de carácter y el hecho de considerar que comer es a la vez un placer y un pecado.

En 1997, Carol Hunter y Jane R. Hirschmann publicaron su obra Cuando las mujeres dejan de odiar sus cuerpos. Cómo librarse de la tiranía del culto al cuerpo. Las autoras proponen superar el temor a comer y a no seguir una dieta, aprender a comer según las necesidades, abandonar el ideal de belleza social y aceptarse sin condiciones para gustarse.



Video: La Tuerka

Banner 728x90.png
bajate app.gif
LOGO-RCA-2022-REDONDO_edited.png
bottom of page