top of page

¿Dónde está Oesterheld?, el hombre que creó El Eternauta

Héctor G. Oesterheld, el fundador, y para algunos, el padre de la historieta argentina moderna. De padre alemán y madre con ascendencia española, Héctor Germán Oesterheld nació el 23 de julio de 1919, en Buenos Aires. En 1957 fundó, junto con su hermano Jorge, la Editorial Frontera y, a partir de allí, nacieron algunas de sus historietas como Bull Rocket y Sargento Kirk que empezaron a darle reconocimiento. Más tarde llegó la revista Hora Cero, con la que llegaron otros personajes inolvidables como Ernie Pike —un corresponsal de guerra que relata batallas de la Segunda Guerra Mundial— y, por supuesto, Juan Salvo de El Eternauta, dibujado por el talentoso Francisco Solano López.


“Oesterheld fue un hombre que estuvo a la altura de lo que creía, de sus sueños, que tuvo la capacidad de trasladar el género de la ciencia ficción a escenarios reconocibles porque entendía que la aventura no era algo que ya estaba escrito, sino algo que había que generar en el tiempo”, comentó una vez Juan Sasturain, escritor, periodista, guionista de historietas. Y agregó: “Era un escritor de aventuras. El Eternauta es el relato más poderoso que se ha escrito en este país, no hay ninguna historia que tenga la capacidad de significado y resonancia que tiene ese folletín. Fue el mejor escritor de aventuras que tuvo este país”.


Oesterheld fue secuestrado y desaparecido el 27 abril de 1977, tras lo cual fue visto por testigos en los Centros Clandestinos de Detención de la subcomisaría de Villa Insuperable y el Sheraton. Sus cuatro hijas, tres yernos y dos nietos también permanecen desaparecidxs. El genial guionista sabía que dos de sus cuatro hijas habían muerto, pero durante su cautiverio, le anunciaron regocijándose el asesinato de las otras dos.


“El único héroe válido es el héroe en grupo”, le había hecho decir Oesterheld a Juan Salvo y veinte años después lo llevaba a la práctica exponiendo su propia vida.


El psicólogo Eduardo Arias dio testimonio ante la Comisión Nacional de Desaparición de Personas, creada en 1984 por Raúl Alfonsín, de haber compartido cautiverio con el creador de El Eternauta. Fue a fines de diciembre de 1977, cuando Oesterheld llevaba ocho meses en condiciones de prisionero. Arias contó que los guardias les permitieron sacarse las capuchas y les dieron un cigarrillo como regalo de Navidad además de unos minutos para confraternizar y conversar.

Los últimos en verlo con vida fueron los sobrevivientes Javier Casaretto, Arturo Chillida y Juan Carlos Benítez, que habían sido secuestrados a fines de 1977 y permanecieron en El Vesubio hasta mediados de enero de 1978. Los tres coincidieron en que tenía la cabeza vendada y que su salud empeoraba.




La trágica historia del hombre que creó El Eternauta: el más audaz e inolvidable de los cómics argentinos.





Comments


banner-728x90.jpg
bottom of page