Metro de Madrid admite que los trenes usados de la línea B tienen un material cancerígeno