top of page

Carolina Stanley: la “chica bien” que quiere ser la “Evita Perón” de Cambiemos



Un día después de que Carolina Stanley fue intervenida quirúrgicamente para extirparle un nódulo pulmonar, el abogado Daniel Igolnicov anunció públicamente que realizó una denuncia penal contra la ministra de Desarrollo Social de la Nación por “Traición a la Patria” por no incluir a las Islas Malvinas ni a la Antártida Argentina en un mapa de nuestro país que apareció en una publicación oficial.

"Voy a pedir el procesamiento de Stanley por traición a la Patria. En Twitter sigue el mapa sin las Malvinas. Es una barbaridad, un delito doloso", afirmó Igolnicov en Radio 10. Es el mismo abogado que pidió que se investigue a Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, por el pago de coimas en la constructora Odebrecht.


El artículo por el que sería procesada Stanley es el 119 de la Constitución Nacional:

La traición contra la Nación consistirá únicamente en tomar las armas contra ella, o en unirse a sus enemigos prestándoles ayuda y socorro. El Congreso fijará por una ley especial la pena de este delito; pero ella no pasará de la persona del delincuente, ni la infamia del reo se transmitirá a sus parientes de cualquier grado

Por su parte, el ministerio de Desarrollo Social de la Nación pidió “disculpas por el error” y responsabilizó al “departamento de diseño”. No volvieron a publicar el mapa completo.


¿Cómo llegó Stanley a la política?

Carolina es hija del ex presidente del Citibank, Guillermo Stanley. Terminó su secundario en la escuela bilingüe Saint Caterine School y estudió abogacía en la Universidad Pública. Comenzó a trabajar en el Gobierno en 1998, con apenas 23 años, fue consultora en el ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto durante la presidencia de Carlos Saúl Men*m.

Como la mayoría de los integrantes del gabinete PRO, tuvo sus comienzos militando para el partido a través del Grupo Sophia, el think tank (laboratorio de ideas) fundado en 1994 por Horacio Rodriguez Larreta.


Luego del “que se vayan todos” del 2001, los think tanks como el Grupo Sophia y la Fundación Creer y Crecer, fundada por Mauricio Macri y Francisco De Narváez, vieron la oportunidad de poder introducir un discurso neoliberal dentro de la mentalidad de la tan golpeada Argentina. En ellas militaban más de 200 “chicos bien” provenientes mayoritariamente de universidades privadas y con posgrados cursados en el exterior. Hoy en día, casi todos tienen un puesto importante en el Gobierno.

Como para dar un ejemplo de las propuestas del Grupo Sophia se puede citar al actual ministro de Educación y Deportes, Esteban Bullrich, miembro del grupo y por entonces legislador de CABA, proponía que los docentes ganen un sueldo mínimo y el resto sea por “performance”, para una mayor competitividad entre docentes y crear rankings de escuelas (¿Esta idea no les suena al “operativo Aprender”?).

Devolviendo favores: ¿Quién financiaba/financia estas ONG?

Los fondos, en general, procedían de empresas nacionales e internacionales y grupos económicos. Actualmente la página del Grupo Sophia está caída, pero el blog Polikratos recuperó parte del contenido de la web, entre ellos, sus principales financiadores. Como verán todos amigos y actuales beneficiarios del gobierno de Cambiemos:

Aeropuertos Argentina 2000; Nobleza Piccardo; Gráfica Tilcara; Banco Mundial; Banco Hipotecario; Caritas Argentina; Adecco; Arcor; McDonald’s; AEA (Asociación Electrotécnica Argentina); Quilmes; Citibank; Deutsche Bank; Dow; Roemmers; Ledesma; Loma Negra; Medicus; Metrogas; Metrovías; Repsol YPF; Techint; Telecom; Telefónica; Irsa; Banco Velox.

En una nota del diario La Nación de diciembre del 2001 -uno de los fogoneros más importantes de estas ONG- titulada “La ilusión joven”, nombra a 9 “militantes”, entre ellos a María Eugenia Vidal, por entonces Directora Ejecutiva de Sophia, que admite que el Grupo “rinde cuenta ante las empresas” y aunque “es apartidaria”, ONG promueve que sus integrantes se afilien a partidos políticos. “Queremos cambiar el modo de hacer política desde adentro”, aseguró Vidal. Grupo Sophia fue un puntapié incial en la carrera política de la actual gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

Nueve meses después, el diario Página 12 sacó una nota sobre las fundaciones de las que participaba Macri y asegura que sus integrantes la llamaban “Fundación Paganini” ya que cerca de 280 personas cobraban entre 3 mil y 7 mil pesos por “militar”. Son 1.902,17 dólares, hoy en día serían 30.529, 89 pesos.

Actualmente se desconoce si Grupo Sophia sigue funcionando. Su página web está caída y las oficinas donde funcionaba la ONG en el edificio de Suipacha 268, CABA, están desocupadas. Un grupo de estudiantes de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP realizó una investigación sobre la ONG. Se acercaron a las oficinas y lograron hablar con una de las empleadas del edificio que aseguró que hace más de seis años que ya no están en el lugar:

“Siempre lo veía entrar a Larreta y también a Vidal y a la chica esta de Desarrollo Social (Carolina Stanley)… nunca los vi realizar ninguna actividad ni sé cómo funcionaban, lo que sí te puedo confirmar es que siempre andaban acá por los pasillos”.

Carolina Stanley fue Directora Ejecutiva del Grupo Sophia. Se casó y tiene dos hijos con uno de sus integrantes: Federico Salvai, un vidalista desde la primera hora. Actualmente es ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires y es la mano derecha de Vidal desde sus comienzos.